Muestra de mujeres españolas en los años 40 y 60

 

En conmemoración del día internacional de las mujeres, hemos montado una muestra de la vida de las mujeres en España, de entre los años 40 y 60, a través de sus lecturas y escritos.

La educación escolar, para aquellas que tenían la suerte de poder asistir a clase regularmente, era sesgada y totalmente sexista. Uno de los principios de la dictadura era devolver a las mujeres a la privacidad del hogar, limitando su función a la maternidad y cuidados de la casa, hijos y marido.

Por tanto, las materias en las que debían formarse iban en consonancia con su futura labor. Como se refleja en un censo del año 1955 realizarían “lo propio de su sexo”. Se encargaba de algunas de estas tareas educativas la Sección Femenina de la Falange, como proceso catequizador de las mujeres. A través de cursos y encuentros con mujeres, llegando hasta remotas aldeas y mediante el Auxilio Social
Isabel la Católica como modelo de mujer

Los juguetes, debido a la situación precaria existente en aquellos años, eran caseros, artesanales. Cualquier cosa. Por destacar alguno relacionado con el papel, hemos expuesto las muñequitas de papel y los cromos troquelados. Complementados por los cuentos de hadas, también troquelados, o aquellos ilustrados por María Pascual y los relatos de Matilde, Perico y Periquín, un serial radiofónico infantil de  los años 50-60.

Las obligaciones religiosas ocupaban gran parte del día. Los rezos de laudes, ángelus y el rosario; las misas; festividades religiosas, así como los condicionamientos éticos y morales católicos, como el uso del velo para asistir a misa o el luto impositivo desde la infancia.

La correspondencia, se realizaba fundamentalmente entre familiares, amistades muy próximas y relaciones amorosas (noviazgo) bajo supervisión o censura de otras mujeres adultas, aunque siembre había forma de camuflar los mensajes más íntimos.
 

El espacio en las postales, tan de moda en esta época, era tan reducido que llegaba a resultar complicado descifrarlo, por la letra menuda que ocupaba cada hueco en blanco en cualquier dirección.
Eran muy recurridas las postales de amor con imágenes de tiernas parejas en blanco y negro, coloreadas  e incluso bordadas y con encajes, de las cuales tenemos una muestra en el estudio Tefla.

En estos años se dan a conocer una gran cantidad de autoras que hablan de mujeres y para mujeres, como Pearl S. Buck, Carmen Laforet, Daphne Du Maurier, Carmen Martín Gaite, Harper Lee, Gloria Fuertes o Astrid Lindgren.
Se popularizan los libros ilustrados, como los de la editorial Bruguera o la colección Historias Selección, que llevaron los grandes títulos de la literatura a un público juvenil.

Son las mujeres las recopiladoras, conservadoras y transmisoras de todos los eventos de vida de la familia: recordatorios de bautizo, comunión, boda y funeral. Así como fotografías usadas para relatar y perpetuar la memoria de sus antepasadas y antepasados, guardadas como reliquias, sabedoras del valor monetario y sentimental de cada una.
Desgraciadamente aún en nuestros días hay mujeres que no tuvieron la oportunidad de poder recibir una mínima educación que les permitiese poder leer lo mínimo, ya que en muchas ocasiones tenían que hacerse cargo de las tareas domésticas, el cuidado de las hermanas y hermanos menores, o incluso salir a servir a edades tempranas, sin haber alcanzado siquiera la adolescencia.
Recordando a todas ellas, y con el mayor de los cariños, presentamos esta pequeña muestra de todo aquí lo dicho, que podrá visitarse en la salita de Casa Dieste.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hola. Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies